lunes, 27 de mayo de 2013

Despido nulo a Mª Felicidad, secretaria del juzgado de paz

A continuación reproducimos un comunicado del grupo político "Compromiso por Cenicientos" (COMCE) en relación a la reciente sentencia judicial en favor de la secretaria del juzgado de paz de Cenicientos, que deberá ser readmitida en su puesto por el Ayuntamiento.

LOS DESPROPÓSITOS (A costa del contribuyente)

Por: Compromiso por Cenicientos (COMCE)

Durante las dos últimas décadas, el Ayuntamiento de Cenicientos experimentó un aumento de plantilla irracional, sin otra finalidad  que la de que estos trabajadores y sus familiares votarán al partido que de forma inexorable ganaba una convocatoria tras otra. Así la candidatura del PP en Cenicientos, se hizo imbatible  ganando hasta seis veces seguidas.
Como era de esperar, el dinero no daba para tanto dispendio (sueldos, toros, coches, teléfonos, dietas, etc. Los trabajadores municipales empezaron a sufrir retrasos en sus nóminas, la deuda iba aumentando y las necesidades de esas familias eran apremiantes. Los más necesitados, por tener  más cargas familiares, empezaron a mostrar su descontento y a exigir el pago. Otra parte de los empleados, con necesidades menos urgentes o con otros ingresos, asumieron los impagos sin dar demasiados problemas.
A esta creciente deuda se iban añadiendo otras. La mente de los gobernantes de Cenicientos se iluminó y, tras 20 años, sin ayuda de nadie, llegaron a discernir que, en el Ayuntamiento, había un exceso de plantilla. Plantilla contratada por esos mismos gobernantes, sin oposición ni concurso alguno, o sea: A dedo.
También fruto de esta iluminación, decidieron despedir a los trabajadores “rebeldes”, es decir, los que pidieron cobrar sus nóminas, los de mayor necesidad y (curiosamente) los de sueldos más bajos. Para ello abrieron un ERE, buscaron abogados, reunieron a los afectados y montaron la “Marimorena”. Al final, el conflictivo ERE resultó ser mentira y una luz cegadora les llevó a realizar los despidos por “las bravas”.
Si durante 20 años el despilfarro galopó por este consistorio (el más endeudado de la Comunidad de Madrid) ahora, se autoimponen un plan de austeridad “sui generis”. Para ello empezaron a imputar faltas a algunos trabajadores para poder hacer un despido “procedente” y ahorrarse unos euros en indemnizaciones.
De esta guisa, consiguieron que el Juez de Paz atribuyera a su secretaria, unas faltas solo imputables a la inexperiencia e incompetencia del Sr. Juez. La secretaria del juzgado de paz, tras 28 años en el puesto y un historial intachable, se vio despedida y dañada en su dignidad como trabajadora.
Tras la denuncia de la secretaria, el titular del juzgado quedó en evidencia en cuantas inspecciones se realizaron y en todas sus declaraciones, lo cual permitía augurar un desenlace a favor de la secretaria. Mientras tanto, sabedores de la urgencia del caso, los señores del equipo de gobierno del Ayuntamiento, no pierden el tiempo. Tardaron muchos meses en buscar un Secretario-Interventor y en 20 años al mando del consistorio, jamás sacaron un puesto a concurso público. Pero, tras su iluminación, en pocos días, sacan a concurso público la plaza de secretaria del Juzgado de Paz de Cenicientos, ignorando que el tema estaba bajo juicio y pendiente de sentencia.
Como era de esperar, el Juzgado de lo Social nº 2 de Móstoles desarticuló todas las falsas acusaciones, en una sentencia que no deja lugar a dudas. Solo cito 4 párrafos textualmente: 

"La falta de citación podría deberse a su no asistencia (del Sr. Juez) diaria al juzgado, de lo que podría derivarse su interés en desviar su posible responsabilidad por la desatención puntual de sus cometidos"

"Las explicaciones dadas por el Juez de Paz, nombrado por el  Tribunal Superior de Justicia de Madrid, a propuesta del actual equipo de gobierno del ayuntamiento demandado, resultaron vagas e imprecisas"

"La acusación de borrar archivos del ordenador… no pasa de ser una conjetura realizada por el juez de paz"

"La imprecisión de la imputación a la trabajadora de la utilización indebida de los locales del Juzgado, para reunirse con otros trabajadores, oposición, agentes sindicales y vecinos del pueblo, resulta aun más flagrante…”

La sentencia declara nulo el despido y el juzgado debe reincorporar a la secretaria a su puesto, con las mismas condiciones y con abono de los salarios dejados de percibir  desde el despido.
El Sr. Juez, colaborador necesario en este disparate, no es quien ha perdido el juicio. Esta causa la ha perdido nuestro Ayuntamiento y serán los contribuyentes de Cenicientos los que carguen con las costas y los gastos de este juicio, fruto de la mala fe del equipo de gobierno y del Juez de Paz. Ellos no pagan sus crasos errores de su bolsillo, disparan con “pólvora real” y sus mal dirigidos disparos agravarán más nuestra descomunal deuda municipal
¿Qué van a hacer ahora, con su convocatoria para el puesto de Secretaria del Juzgado? ¿Caben más despropósito?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada